Habilidades específicas y deportivas

Durante tu estancia en la etapa de Primaria, has estado trabajando, entre otros contenidos, las Habilidades básicas: los desplazamientos, los saltos, los giros, los lanzamientos y recepciones. En esta nueva etapa de Secundaria vas a trabajar las denominadas Habilidades específicas y deportivas, que hacen referencia a las habilidades necesarias para poder practicar el baloncesto, el voleibol, la gimnasia deportiva,…, por lo que demandan específicamente  de unos movimientos más concretos en función del tipo de actividad o deporte que estás aprendiendo.

Podrás comprobar que dichas habilidades específicas toman como base las habilidades básicas que has trabajado en la etapa anterior, por ejemplo, para realizar una entrada a canasta tienes que hacer un desplazamiento botando el balón, dos pasos y un salto para acercarte a la canasta y al aro. Por lo que dicha entrada a canasta toma como referente los aprendizajes anteriores denominados básicos: desplazamiento y salto; para incidir de forma más específica en el cómo se realiza el tipo de movimiento para este deporte y que será, a su vez, distinto a un lanzamiento en suspensión en balonmano en donde también habrá un desplazamiento y un salto.

Aunque también en la etapa de Primaria hayas jugado a algunos deportes, por lo que ya has empezado a trabajar las Habilidades específica, en esta etapa de Secundaria es posible que tu profesor o profesora te pida que las realices de forma más específicas que como las estabas haciendo anteriormente.

Podrás observar en los temas que componen este capítulo o bloque, que los deportes que aparecen (baloncesto, balonmano, palas, hockey,…) se componen de tres tipos de “habilidades”: las técnicas que serían la forma de realizar un gesto determinado (el tiro a canasta en baloncesto), las tácticas que serían el para qué y cuándo hago un determinado gesto o movimiento y en relación a mi equipo ( el tiro a canasta lo hago para conseguir puntuar y cuando tengo posibilidades de encestar) y el reglamento que serían las normas que concretan dicho deporte.

Los temas que tratan los distintos deportes los hemos desarrollado atendiendo a la posibilidad de que aprendas los tres tipos de habilidades. Es decir, que conozcas las distintas habilidades específicas o técnicas, las habilidades tácticas y el reglamento básico que componen cada deporte, y todo ello con la intención de que llegues a comprenderlas tomando tus propias decisiones en las variadas situaciones prácticas que, asimismo, te proponemos como punto de partida.

 

El equilibrio y la coordinación

Cuando realizamos cualquier actividad física que implique poner en marcha las distintas habilidades que intervienen en la variada gama de deportes que puedes aprender, en mayor o menor medida van a intervenir dos cualidades motrices que se conocen como Equilibrio y Coordinación, y esto es así porque en ambas cualidades va incidir de forma determinante el sistema nervioso central actuando como regulador en la realización de dichas habilidades.

Pongamos un ejemplo para situarnos. Estás jugando a Voleibol y realizas un remate para intentar conseguir un punto para tu equipo. El remate es un gesto de este deporte que implica la habilidad específica de golpear el balón en el aire en un momento preciso y con la intención de que pase al otro lado de la red y toque el suelo en el campo contrario. Para ello deberás poner en acción de forma coordinada distintos grupos musculares que te permitan saltar lo suficiente y golpear el balón con suficiente fuerza y precisión. Asimismo, todos estos movimientos hábiles, tendrás que realizarlos equilibrando tu cuerpo durante todo el recorrido y en el final del mismo, para evitar tocar la red o pisar la línea que delimita ambos campos.

Como puedes observar, la implicación del equilibrio y la coordinación en cualquier gesto o actuación deportiva es constante, permitiendo aportarle ese calificativo de hábil atendiendo a tu capacidad para regular la intervención precisa y sincronizada de, entre otros, los sentidos (vista, tacto, oído), sistema muscular, y todo ello dirigido por las órdenes que envía el sistema nervioso poniendo en acción cada elemento en su momento preciso.

 

EL EQUILIBRIO

 

 

1. Objetivos

2. Conceptos y clases.

       Equilibrio estático.

       Equilibrio dinámico.

3. Factores que intervienen en el equilibrio.

       Factores sensoriales.

4. De qué depende el equilibrio?

        Factores físicos

5. Medición del equilibrio.

6. "Falso vértigo".

7. Ejercicios para desarrollar el equilibrio.

8. Cuestionario y actividades

9. Ficha de autoevaluación

10. Repasa. Cuadro resumen

 

 

 

A cada movimiento que se realiza con una parte del cuerpo le corresponde otro que compense el anterior para lograr mantener la estabilidad.

La marcha es, de hecho, un constante desequilibrio compensado, pues si no apoyáramos la otra pierna al dar un paso nos caeríamos.

En cualquier actividad deportiva, el equilibrio y la inestabilidad están presentes, y el gesto motor más aislado está cargado de un alto grado de estabilidad. Incluso al contrario; hay gestos que parten de la inestabilidad para compensarla y comenzar el ejercicio, por ejemplo las salidas de velocidad, los cambios de dirección, etc.

Tan importante es mantener el equilibrio antes de hacer cualquier movimiento, como cuando se está realizando, así como al terminarlo para poder, de esta manera, realizar el siguiente con igual efectividad.

Controlar nuestro cuerpo en todas las situaciones es una gran ventaja que te ayudará a realizar ejercicios de mayor dificultad. Seguro que necesitarás la ayuda de tus compañeros, valórala al igual que sus aportaciones al trabajo en grupo. El acuerdo entre vosotros es muy importante

 

1. OBJETIVOS

 

- Realizar actividades físicas que mejoren nuestro control postural estático y dinámico, conociendo los factores que afectan de una manera u otra a nuestra inestabilidad.

- Elaborar actividades que favorezcan y potencien nuestro equilibrio corporal, superando acciones propuestas.

 

2.     CONCEPTO Y CLASES

 

Para Muska Mosston profesor y pedagogo, el equilibrio lo define como:

"la capacidad de asumir y sostener cualquier posición del cuerpo contra la ley de gravedad".

Podemos diferenciar dos clases evidentes de equilibrio:

 

Equilibrio estático.

Equilibrio dinámico.

 

Con cierta importancia en el mundo deportivo, sobre todo en algún ejercicio de la gimnasia artística, o de  la escalada, se puede definir como la capacidad de mantener el cuerpo erguido o en cualquier posición estática, frente a la  acción de la gravedad.

 

 

Con una importancia más directa sobre la mayoría de los deportes, se define como la capacidad de mantener la posición correcta que exige la  actividad física (esquí, ciclismo, deportes de equipo), a veces realizada en el espacio (aire) (voleibol, acrobacias,…), a pesar de la fuerza de la gravedad.

 

 


 

Para que una acción, gesto o movimiento pueda ser lo más equilibrado y eficaz posible, deberemos afrontar ejercicios de complejidad y dificultad adecuadas a nosotros, calcular sobre la marcha o incluso antes de ella, la dirección, magnitud, volumen etc., de las fuerzas que sobre nosotros van a actuar, por ejemplo un pase de balón. Asimismo, tendremos que estar descansados, ya que la fatiga le  afecta muy negativamente.

3.    FACTORES QUE INTERVIENEN EN EL EQUILIBRIO

 

Los factores que intervienen en el equilibrio de una forma especial son los sensoriales, es decir, los sentidos, y sobretodo  la vista, el oído, el tacto y los órganos kinestésicos.

La vista. A través del ojo podemos observar las distancias de los objetos y establecer referencias y  contrastes.

El tacto. Interviene informando de las diferentes posiciones que experimentamos a través de las presiones, distensiones, etc.

 

El oído.  A través de los canales semicirculares y el aparato vestibular situado en el oído interno, nos informa constantemente de nuestra posición.

 

Órganos propioceptivos kinestésicos. Estos órganos están situados en los músculos y los tendones y nos informan constantemente sobre qué músculo debe flexionarse, extenderse,… en cada movimiento.